lunes, 15 de enero de 2018

¡Que vivan los 80's!

¡Vuelven los 80 a estar de moda! Los pelos cardados, las luces de neon, la música pop, la ropa de cuero y e inyectarse drogas intravenosas. ¡Como mola todo!

Para los que no lo sepáis, "slam" es un termino que define inyectarse mefedrona con una jeringuilla. Porque digamos que el termino "slam" es mucho mas "cool" y sofisticado que decir, "pincharme" o "meterme droga en vena". Así que si alguien os invita a "slam", que sepáis que no es un juego de mesa como el "Risk" o el "Cluedo".

Hoy, por enésima vez, he tenido que explicar que no me van las drogas en general y mucho menos el "slam" en particular. En un momento explicando mi postura he dicho "porque creo que lo de inyectarse droga ya es lo último"; refiriéndome a que no se me ocurre otra forma de consumir droga que pueda ser mas directa y posiblemente dañina que esa. 
A lo que el susodicho en cuestión me responde:
"pues no, no es lo ultimo.. por lo menos no me pincho heroína"
...


El argumento es como decir que es mejor suicidarse pegándose un tiro en la cara con una escopeta, que tirándose de un edificio. 
O que ha sido mejor la bomba de Nagasaki que la de Hiroshima.
Objetivamente puede que haya una cosa menos mala que la otra, pero darle el adjetivo de "mejor" me parece pecar de cierta cegera.
No hay peor ciego que el que no quiere ver, dice el dicho y algo de razón tiene.

Yo me puedo beber una cerveza, y una copa de vino. O un mojito, y hasta un gintonic. Si mañana alguien me dice "beber alcohol no es bueno", no se lo voy a discutir con un argumento de tipo: "vale, pero por lo menos no bebo ácido de batería"
Ya... no bebo ácido de batería, pero ¿Hay que felicitarme por ello?
Que exista el ácido de batería no convierte el alcohol en agua bendita precisamente.

Al final de la conversación se me acusaba de tener "prejuicios". A lo que yo puedo responder que no, que no tengo prejuicios; tengo JUICIOS. Yo he probado varias drogas, y sé de primera mano los efectos que producen (mefedrona, ketamina, cocaína). Y he visto de primera mano los efectos que producen en las personas a mi alrededor. 
Y digo una cosa: no me gustan. 
Es una apreciación totalmente personal y subjetiva. Pero yo no hablo de las personas, hablo de las drogas. No digo que quien consuma drogas sea mala persona, lo mas probable es que sean mejores que yo; pero la droga, el elemento, el objeto y el concepto; no me gustan. 
Eso no es "prejuicio" es "JUICIO" en toda regla.

Todos tenemos el derecho de decidir lo que hacemos con nuestra vida, incluso tenemos el derecho de hacer cosas que puedan ser autolesivas sin que nadie nos señale con el dedo como "malas personas" (yo hago muchas cosas que no son buenas para mí, como relacionarme con otros seres humanos, por ejemplo). Pero lo que no podemos es ser tan ciegos como para refugiarnos en el argumento de "hay cosas peores", y pensar que con eso ya estamos absueltos de daño, y todo serán florecillas en el campo y Julie Andrews tocando la guitarra mientras nos ajustamos la goma en el brazo y nos ponemos a buscar una vena guapa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La radio es una historia de ondas y de egos

 La historia de la radio es una historia de ciencia, y de inventores, pero también de egos, de dinero, de zancadillas... todo muy natural y...