domingo, 7 de octubre de 2018

La radio es una historia de ondas y de egos

 La historia de la radio es una historia de ciencia, y de inventores, pero también de egos, de dinero, de zancadillas... todo muy natural y humano.

Vamos a lo básico, la materia cuando recibe o emite energía, puede producir una radiación que ahora llamamos “espectro electromagnético”. Para resumir mucho mucho, digamos que el espectro es la radiación que se produce cuando los electrones de un átomo se mueven de un nivel de energía a otro. Hay una parte del espectro muy conocida por todos; la luz visible. Pero esa es una parte muy pequeña del espectro. Por encima de la luz, tenemos radiaciones invisibles y muy cargadas de energía: luz ultravioleta, rayos x, y rayos gamma. Estas radiaciones pueden ser muy peligrosas.

Por eso el radiólogo sale de la habitación cuando nos hace una radiografía, nos tenemos que poner protección solar contra los rayos ultravioleta, y si nos da un rayo gamma de lleno despídete rápido de tus familiares y amigos.

Por otra parte, por debajo del segmento de la luz tenemos la radiación infrarroja, las microondas, y las protagonistas de esta historia, las ondas de radio. Todas éstas son mucho más amables porque no llevan tanta energía.

Todo esto que os cuento, ya lo había teorizado James Maxwell 1861. Este señor nacido en Edimburgo, Escocia; se dio cuenta que el magnetismo, la luz, y la electricidad al final eran manifestaciones de un mismo fenómeno. 









Unos veinte años mas tarde, el alemán Heinrich Hertz, pudo probar en la práctica que estas ondas se podían producir, se transmitían por el vacío y el aire, y se podían detectar jugando con la electricidad y los imanes.

En un principio todo esto no eran más que cuestiones científicas sin utilidad práctica, hasta que otro grupo de científicos empezaron a pensar que todo este birlí-birloque de ondas podía usarse para transmitir energía o información. Hasta ese momento, toda la información se tenía que transmitir por cables. El cacharro estrella de las comunicaciones a distancia era el telégrafo, y mas adelante el teléfono; pero cualquier comunicación necesitaba kilómetros y kilómetros de cables, con los problemas que esto presentaba de mantenimiento, obras, y material. Y además hay que tener en cuenta que eran aparatos que no tenían ninguna movilidad, ya que para que un barco se comunicara con tierra, básicamente tenía que estar atado por un cable a tierra firme. Imaginaros hasta donde habría llegado Colón si le hubieran puesto una soga a las Carabelas. Así que cuando se descubrió y se probó todo este tema de las ondas, a unos cuantos se les hizo agua la boca pensando en las posibilidades.

Mi amigo Nikola Tesla fue uno de los que se frotó las manos. Una de sus tantas obsesiones era poder transmitir energía a distancia y sin cables. Algunos le adjudican incluso un proyecto llamado “el rayo de la muerte”, que básicamente era como un relámpago que te dejaba seco en tu sitio aunque estuvieras a medio mundo de distancia. Tesla estuvo experimentando con sus ondas y ya en 1897 patentó el primer radio transmisor. Su idea inicial era transmitir energía a través del aire, pero terminó por probar que era más factible transmitir información que intentar freir un churro a distancia. Además de que los churros engordan y la información no.

Ya entre 1895 y 1898 Tesla estuvo haciendo demostraciones de radio a distancia. Incluso en un lago del Central Park de New York se puso a manejar un bote a control remoto y casi lo llevan preso pensando que eso era brujería, o que directamente había metido un mono amaestrado dentro del botecito.

Otro de los nombres propios de la radio es el del ruso Alexander Popov. Popov estaba trabajando en un receptor de tormentas eléctricas. Usaba una cometa para elevar un cable que hace de antena de rayos, como hizo Benjamin Franklin para inventar el pararrayos. Si recibe rayos, pensó Popov, también podrá recibir otras ondas electromagnéticas.

¡Es que de tanto jugar al Tetris, los Rusos se hacen muy listos!  Así que Popov experimenta y experimenta y termina por inventar la antena de radio alrededor de 1885. Pero no solo los rusos eran listos, resulta que también la India habían científicos punteros. 


Allí tenemos a Jagadish Chandra Bose. En 1896, el Daily Chronicle of England informó a sus lectores que «el inventor (J. C. Bose) transmitió señales a una distancia de cerca de una milla y así proporcionó por lo tanto la primera evidencia, totalmente válida, de la aplicación de esta nueva maravilla teórica». A Chandra todavía le dió tiempo para inventar un emisor y receptor de Microondas. Eso que a nosotros nos parece tan moderno y que solo usamos para calentar el café con leche. Pues resulta que don Jagadish ya lo había inventado cuando no habíamos ni llegado al año 1900. Como anécdota decir que Jagadish en su juventud vivía casi puerta con puerta con Rabindranath Tagore, que era filósofo, escritor, dramaturgo, novelista, y en sus ratos libres hacía encaje de bolillos y punto cruz. Vamos, que debía ser un gustazo vivir en ese vecindario. Pero claro, si hablamos de radio, no puede faltar un nombre que nos va a sonar a todos, es mas…. que nos suena como “el inventor de la radio”, asi con mayúsculas. Se trata de Guillermo Marconi.

Este señor fue considerado durante muchos años como el inventor de la radio, incluso a día de hoy hay libros por ahí que lo nombran como el inventor cuando la realidad es diferente.

Guillermo Marconi mas o menos al mismo tiempo que todos los demás, estaba investigando este maravilloso mundo de las ondas de radio. Hasta que un día, con un poco de madera, cables, imaginación y mala leche; construyó un aparato que usó para enviar mensajes en código Morse entre Francia e Inglaterra. Aquello lo pondría en el pedestal de los pioneros de la tecnología y la ciencia, si no fuese porque Marconi construyó su radio usando 17 patentes de Tesla, además de partes de inventos de Alexandr Popov, Chandra Bose y otro científico llamado Oliver Lodge. Realmente el mérito de Marconi es haber visto una utilidad práctica en toda esa nueva tecnología, y haber montado un aparato con patentes existentes. Claro, todo ese mérito se va a la porra cuando Marconi intenta patentar su invento haciendose el longuis y escondiendo que su “invento” es un batiburrillo de cosas que ya otros han patentado tiempo antes.
Asi es que la academia Rusa de las ciencias rechaza su patente cuando se dan cuenta que su invento tiene partes que ya había patentado Alexander Popov. Y ya se sabe que los rusos no llevan nada bien eso de que venga alguien de fuera a robarles los inventos, asi que se salvó de milagro de que lo mandaran a picar piedra a Siberia. Y otro tanto de lo propio hizo la oficina de patentes de los Estados Unidos, que lo vio venir con su radio bajo el brazo y le dijo “¡Quieto parao! Que tu colega Tesla ya tiene la mitad de tu radio patentada hace dos años”.

Entonces, ¿Como es que Marconi no está en Siberia y es considerado el inventor de la radio durante tanto tiempo?

 La respuesta es bastante fácil; ENCHUFES… y no me refiero a los que se conectan a la pared.

El listo de Marconi tenía un amigote muy importante en Estados Unidos, uno de estos enchufes que te dan una energía enorme: Thomas Alva Edison.

Don Thomas Alva Edison por esas épocas ya era toda una celebridad. Además de ser un inventor brillante, era un empresario despiadado. Para él los inventos tenían valor siempre que se pudiera sacar dinerillo de ellos. Así que chocó durante muchos años con Tesla, a quien veía como un científico loco e idealista, poco ajustado a la realidad. Sin mencionar que además le tenía unos celos terribles, porque Tesla además de ser alto, guapo y tener los ojos azules, era el más inteligente del barrio y eso a Don Tomás le sentaba como una patada. Y todavía tenemos que añadir que Tesla en tiempos había trabajado para él, y habían terminado como perro y gato cuando Edison le birló 50.000 dólares que le había prometido por unos trabajos.
Que no es por sembrar cizaña, pero yo igual también me hubiese molestado un poquito.
A día de hoy no se sabe si realmente eso fue asi, o si Tesla realmente se enojó porque Edison no le quería subir el sueldo de 18 a 25 dólares; pero lo cierto es que Edison era un rata y Tesla un antisocial, así que aquel matrimonio ya iba mal desde el principio. Total; que Marconi era muy amigo de Edison, y entre los dos veían que aquel invento de la radio o el telégrafo sin hilos podía dar mucho dinero. Así que al parecer Don Tomás se puso a mover hilos todo lo que pudo para que a Tesla le retiraran la patente y autorizaran la de Marconi. Y así fue que en 1904, increíblemente la oficina de patentes de estados unidos aprobó la patente de Marconi. De ahí en mas, La empresa que fundó Marconi, la “Marconi comunications company” tuvo via libre para forrarse con el nuevo invento y de paso agradecerle a Edison por los favores recibidos.

¿Y Tesla?

 Tesla quedó un poco comiéndose los mocos, la verdad. Se metió en un pleito a partir de 1913 para que le devolvieran la patente, pero no tenía un duro para pagar a los abogados, y al final se murió en 1943 sin haber visto ese objetivo cumplido. Pero mira como son las cosas, que ese mismo año, al rato de morirse Tesla, la oficina de patentes de una vez por todas reconoce que la patente de Marconi es inválida y está basada en 17 patentes existentes de Tesla. Así que dicen que de Marconi “nanai” y desde ese dia Tesla figura como el inventor de la radio. Marconi en todo caso queda como inventor de la “telegrafía sin hilos”, que es como decir que le reconocen el invento del abre-fácil de los paquetes de galletas.

Podemos pensar que la oficina de patentes de EEUU ha actuado con justicia y benevolencia…

… pero las cosas no son casi nunca tan dulces en el mundo real. Veréis, después de la primera guerra mundial, fue Marconi quien se metió en un pleito contra el gobierno de los Estados Unidos porque al parecer los yankis se hincharon a usar la radio durante la guerra, y no le dieron ni las gracias a Marconi por usar su invento.
Como los yankis también son muy listos (casi como los Rusos y los Indios), cuando se murió Tesla pensaron “¡Ésta es la mía!”. Ya se sabe que muerto el perro se acabó la rabia; asi que lo que hicieron fue darle la patente de la radio al finado, así de esa forma dejaban KO a Marconi que ya no podía demandarles por el uso de una patente que, en la práctica, ya no era suya.

Pero vamos a responder a la pregunta del millón, ¿Quien inventó la radio?

Bueno, a día de hoy hay consenso de que el invento en su mayor parte pertenece a Nikola Tesla, aunque se entiende que es un invento colectivo de un montón de científicos que fueron aportando avances para lograr lo que hoy llamamos radio. Por ahí está el canadiense Reginald Fessenden, el británico John Ambrose Fleming, o el estadounidense Lee De Forest. 
 

Pero uno que llama mucho la atención es un Español. Que ya se sabe que Españoles hay en todo

Tenemos que reconocer a Julio Cervera Baviera. Según las últimas investigaciones, desarrolló la radio años antes que Marconi. En 1899 incluso trabajó durante 3 meses con Guillermo Marconi y su ayudante …. Si, huele un poco a chamusquina la verdad.

Don Julio obtuvo sus primeras patentes en telegrafía sin hilos antes de finalizar el año. Es cierto que el italiano inventó antes que Cervera la telegrafía sin hilos, pero para transmitir señales, no sonido. Cervera fue el que transmitió voz sin cables entre Javea en Alicante, e Ibiza a 85 kilómetros de distancia. Todo ésto en 1902. Pero ahi se quedó don Julio, como una anécdota más, mientras otros se llevaban toda la gloria y el parnés. 

miércoles, 5 de septiembre de 2018

El fuego purifica todo... y la soledad también

Para cualquiera que haya caminado por el centro de Madrid, no es sorpresa encontrar a estas personas denominadas “relaciones públicas” invitando a todo transeúnte desprevenido a tomarse una copa o cenar en algún lugar mas o menos cercano. Por regla general suele ser gente mas o menos simpática, que te acerca una tarjeta mas o menos simpática, para que acudas a un sitio mas o menos simpático, a dejarte tus mas o menos simpáticos euros. Hasta ahí todo muy simple y sencillo, ¿No?

Pero, ¿Habéis contado alguna vez cuantos de estos “relaciones públicas” se acercan a vosotros cuando vais SOLOS?  …. ¿Cuántos decís? ¿Dos, tres …. CERO?

Sí, si vamos solos por la calle, la cantidad de “relaciones públicas” (que en adelante denominaré RRPP) que se nos acerca es CERO. Como si la soledad fuese una peste que se contagia; como si una persona sola no tuviese derecho o ganas de comer o de tomarse una copa. Aunque viva solo, mi metabolismo sigue requiriendo la ingesta de proteínas, hidratos de carbono y grasas…. ¿Sabes?

Ser sociable es algo muy positivo, pero está sobrevalorado. No necesariamente está por encima de vivir una vida plena en soledad. O mejor dicho, con la compañía de uno mismo. 
¿Por qué solamente tienen derecho al ocio aquellos que van acompañados de una turba de seres humanos riéndose a carcajadas de cosas que solo ellos entienden, y que al resto de transeúntes nos parecen banales, cuando no tremendamente estúpidas? 
¿Acaso no existe gente que va por la vida sola? 

Yo soy uno de ellos, y no sé lo que es oler el cogote de un RRPP porque no se me acercan ni a 20 metros. Yo no tengo amigos, mi familia vive a 1500 kilómetros como “cerca”, y no tengo mascota ya que la rata que tenía (gracias a que a mi ex se le había antojado una mascota pero yo no quería ni un perro ni un gato, porque sabía que él no se haría cargo y tendría que aguantarlo durante 20 años) se murió. 
Por no tener, no tengo ni plantas en casa. El último ser vivo alojado en casa fue un cáctus, y le caí tan antipático que logró crecer piernas y un día se fue de casa andando. 

Y a pesar de todo esto creo que tengo el derecho de tomarme un gintonic o comerme una tortilla de patatas en un restaurant, cuando no una bola de takoyaki o una samosa de pollo con curry.

Un “amigo” me dijo que, claro, eso no es rentable para un restauran (y lo pongo entre comillas porque tengo serias dudas de que sea un amigo). Que un comensal te ocupe una mesa que podría ser para cuatro personas efectivamente no es rentable. Y lo entiendo, pero , ¿Por qué entonces los restaurantes no ofrecen otra clase de alternativa?

Nuestros amigos los Japoneses (que nos llevan años de ventaja en esto de ser unos bichos antisociales y reprimidos) tienen unos restaurantes que se adaptan perfectamente a que uno vaya a comer solo:


Como se puede apreciar en la foto, la gente come en una especie de mostrador, de cara a los cocineros / camareros. Esta disposición es perfectamente compatible con ir a comer solo. Nadie te va a mirar “raro” por estar solo en una mesa para cuatro con la calva grasosa brillando bajo la luz de los focos y el camarero constantemente preguntando “¿Estás esperando a alguien?”. Puedes comer disfrutando de tu patética soledad sin que eso sea evidente a la vista. Al fin y al cabo uno tiene derecho a vivir su patetismo discretamente. 
Y si te apetece contacto con otro ser humano, pues tienes gente a tus costados o los camareros delante, que con tal de que consumas algo más son capaces toda clase de falsedades.

Invito a los dueños de los restaurantes a implementar sistemas como éste. La barra de un bar no es un sitio cómodo para comer, pero con una pequeña modificación a la Japonesa, podemos hacer de estos sitios un lugar cómodo y acogedor; para todas esas personas que, como yo, tenemos alergia a tener que estrechar la mano de alguien o tener que contarle cuestiones personales por miedo a quedar en silencio incómodo, mientras manoteamos el móvil porque no sabemos muy bien que decir, y nos genera ansiedad mirar a las pupilas de otro ser vivo por si están viendo a través de nuestros ojos esa parte oscura de nuestra alma que nos anima a quemarlo todo.. TODO…...


… porque el fuego purifica, eso lo sabe cualquier hijo de vecino… 
...incluso un RRPP.

viernes, 20 de julio de 2018

Episodio VI: El retorno del Sonotone

La historia es cíclica, eso no es un descubrimiento. Hasta Shirley Bassey cantaba:

Resultado de imagen de shirley bassey history repeating
"They say the next big thing is here, 
That the revolution's near, 
But to me it seems quite clear, 
That it's all just a little bit of history repeating."

Lo que antes era moda, hoy se convierte en cosa antigua de viejos; y mañana las cosas que usaban nuestros abuelos, estarán de tuberculosa actualidad.

Hace años, cuando yo era un joven melenudo, nos parecía cosa de viejos ver a esos señores que iban con una radio a transistores en la oreja escuchando un partido de fútbol en radio AM. Hoy es "trending topic" ver a los chavales con el móvil en la oreja escuchando edificantes canciones de reggaeton que dicen cosas tan poéticamente elevadas como: 

“Esa bellaca me llevó secuetrao, la puta me ha dejao con el picho pelao, que tu ere bien puta, que tu ere bien puta, que tu ere bien puta puta puta puta…”
people,portrait,adult,man,monochrome,two,music,wear

Los chavales se sienten en la cresta de la ola de la modernidad, cuando realmente están haciendo lo mismo que los señores de 89 años hacían por la calle en 1989.
Cuando llegué a España en 2003 estaban en todas las tiendas los pantalones vaqueros acampanados, esos mismos que 30 años antes llevaban los BeeGees y que un par de meses antes nos daban la risa. Los pelos largos, las barbas, las patillas, los estampados de flores, las plataformas, todo va y vuelve y es mejor no criticar el estilismo de nadie; no sea que mañana se ponga de moda y nos caiga el escupitajo en el ojo. 

Antes llevar unos cascos que te tapaban la mitad del cráneo era una estética ochentosa de lo mas ridícula, y unos años mas tarde resultaba ser que los cascos que tapaban tus orejas te daban un aspecto de hippy urbano empleado a media jornada de lo más moderno. 

Hablando de cascos y auriculares; ahora yo pido encarecidamente que alguien me explique la diferencia entre un iPod y un Sonotone.

Hasta hace dos días yo no sabía que era un iPod (pequeños auriculares inalámbricos que funcionan por blutú), y si hubiese visto uno en la calle hubiese jurado que era un Sonotone de diseño. El Sonotone es el aparato tecnológico que pone mas en evidencia la edad que uno tiene. Claro que también es algo que utiliza una persona con un grado de sordera, pero mayormente lo identificamos con un artículo que utiliza una persona que ya pasa de los 70 años; como el indasec, las barandillas para la ducha, el pegamento Corega para dentaduras postizas, y todos esos artículos que le han dado a Concha Velasco para publicitar. 

Resultado de imagen de concha velasco
¡Oh musa del IMSERSO!

Asi que aquello que hasta hace dos dias nos parecía cosa de viejos, otra vez es lo mas "in", lo mas "cool", y lo mas "chachi piruli" del mundo mundial. 

Resultado de imagen de MICROPLUS ESPIAR
¿No se puede adaptar el iPod para escuchar conversaciones lejanas como se hace con el Sonotone? ¡Que atraso! 

Hay mucha gente en el metro usando los iPods. Pero como pasaba con los móviles, la gente para fardar andaba con uno de juguete. Por eso a veces tengo la duda si son de verdad o es que alguien le ha cortado los cables a los auriculares del chino para hacerse el sofisticado. Lo mismo me pasa con la gente que habla por móvil en el metro; teniendo en cuenta la poca cobertura que hay en la mayor parte de la red, no entiendo como no se les corta la llamada. Estoy seguro que la mitad de las veces no están hablando con nadie y solo fingen tener pareja, ser exitosos, e ir a una reunión.

¿Y si se te cae un iPod? ¿A donde va a parar? Si se te cae un auricular, no va a ir muy lejos; se quedará colgado del cable. Pero el iPod no tiene de donde colgar. Y claro, quedarse con un solo iPod es un fastidio, porque toda aquella música que escuchabas en glorioso estéreo ahora tienes que escucharla en monoaural y de un solo lado del cráneo, igual que esos señores que iban con una radio a transistores en la oreja escuchando un partido de fútbol en radio AM (dejavú). Entonces resulta que ahora hay iPods con una tira sujeta a cada uno, que te puedes enrollar alrededor del cuello o la cintura. Es decir, como un auricular CON cable. O sea, te gastas 100 veces mas dinero para comprar algo nuevo que al final funciona exactamente igual que lo viejo; porque entre un iPod con correas y un auricular del Alcampo, la única diferencia es que uno te viene en una caja con una manzana mordida, y el otro en una caja con un canario.

Asi que yo recomiendo abrazar lo viejo, comprarse ropa en los mercadillos de segunda mano que huelen a naftalina, no tirar nada de lo que ha dejado de estar de moda. ¿Acaso ahora no está de moda ponerse hasta arriba de heroína inyectada como hacían nuestros primos hace 25 años? ¡Claro que si! No tires la droga, y mucho menos las jeringuillas. Que hasta hace nada los yonkis eran parias, y ahora en cambio van a todos los festivales de moda. 

Resultado de imagen de OVERDOSE
That it's all just a little bit of history repeating!

domingo, 8 de julio de 2018

La bella imperfección de la Parroquia

Me he mudado, y he vuelto a repetir otra vez lo mismo....
.... o no.

Cuando un marica llega un nuevo barrio es casi obligado responder a un ritual de varios pasos: abrir el Grindr para ver quiénes son tus vecinos, buscar el gimnasio más cercano, y por último abrir las cajas de la mudanza (las prioridades son las prioridades, ya se sabe).

Resultado de imagen de grindr mobile

Esta vez me he quedado un poco detenido en el segundo de los pasos: buscar gimnasio. Mientras estaba buscando alternativas (ahora vivo en el centro pero sigo siendo pobre), me asaltó un pensamiento fugaz pero profundo. Una pregunta para ver si era justificado gastarse 300€ al año en el gimnasio:
"¿Realmente lo estoy haciendo POR Y PARA MÍ?"

Y dudé... y yo dudé de él..... 

Resultado de imagen de borracho de la arbolada

Lo que vengo a decir es que me surgió la duda, no supe responderme rápidamente a mí mismo. Me gusta pensar que lo del gimnasio lo hago para mí mismo, para verme mejor, sentirme con más energía; y todas esas cosas que uno dice para no tener que decir en voz alta que realmente lo haces para impresionar a los demás y tener algo chulo que contar. Y como he dudado, he decidido no hacerlo. 
¿Significa esto que me voy a dedicar a comer
donuts y rascarme el escroto todo el día en mi casa? 
Por supuesto que no, pero haré ejercicio de otra manera. Volveré a caminar más, haré ejercicio en casa con las ventanas lacradas y tapiadas para que nadie me vea, y cuidaré lo que como. Y me guardaré esos 300€ para ir a visitar a mi hermana y su familia, hacer algún curso que me enriquezca las "nuronas", o volver a Tokyo.

Hacer ejercicio y estar en forma es importante: repercute positivamente en la salud, aumenta tu autoestima, y te provee de una sensación de logro personal. Pero muy en el fondo uno siempre se debe cuestionar las razones verdaderas por las que hace determinadas cosas. He decidido que quizá sea mejor
reivindicar los cuerpos "normales" que buscar obsesivamente la perfección. Yo no tengo genética para ser un Adonis Griego, y probablemente sea más feliz siendo consciente de ello y actuando en consecuencia. No hablo de resignación, hablo de no intentar imposibles para complacer a los demás... especialmente cuando "los demás" son perfectos desconocidos que no se interesan por quién eres, sino más bien por llevarse a la cama el nuevo producto que han encontrando en la estantería de promociones del supermercado (en mi caso sería la de "productos a punto de caducar").

Tengo 38 años, y mi cuerpo tiene marcas de guerra. Marcas de haber vivido 38 años. Tengo cicatrices varias de cirugías, tengo marcas en la espalda de rascarme granitos que me salen cuando tengo ansiedad, me salen cuatro pelos asimétricos en el pecho, tengo un pelito en la punta de la nariz como si fuese una bruja, tengo las orejas que son de mi padre (y que llevo con orgullo) que parecen de un Elfo que ha tenido un accidente de tráfico. Todas estas marcas de batalla también me hacen quien soy, e igual es hora de aceptarlas como parte de mí. Repito que en ningún momento recomiendo la resignación, pero digo que quizá sea hora de intentar mejorar las cosas que a uno no le gustan de sí mismo, pero solo si de verdad no te gustan A TÍ MISMO... no a otros.
A mí me han rechazado porque en el momento de la desnudez me han visto esos granitos a los que me refería anteriormente. Pero en lugar de volver a casa deprimido y esconderme bajo las sábanas, ésa experiencia me ha hecho reafirmarme en el concepto de que no tenemos cuerpos "perfectos" (siempre discutiendo el concepto de "perfección") y que no es necesario que los tengamos. Nuestros cuerpos son un mapa de las cosas que hemos vivido, tienen manchas de aquella vez que te quemaste con agua caliente, estrías de aquellos hijos que has parido, pieles menos elásticas por los años que llevas en este mundo, ausencia de cabello por la cantidad de testosterona heredada de tu padre y de tu abuelo. 

Ayer estuve en el centro de Madrid viendo algunos conciertos de las festividades del Orgullo LGTB, y me sorprendió la cantidad de gente "normal" que había. Gente que no medía 1,90 mts., que no estaban forrados de músculos, que no tenían grandes melenas ni pieles bronceadas. Gente con un poquito de sobrepeso, con poco pelo, con canas, con lunares en la cara, mayores de 26 años¡Y eran todos tan bellos!
Que en un momento de revelación me di cuenta que la realidad está en la calle, no en las APPS de los móviles.

Nosotros somos nuestros cuerpos y nuestros cuerpos detallan una vida rica en batallas ganadas y perdidas. Tu cuerpo no es un "handicap", es tu templo. 
Asi que si vas a ponerte a hacer reformas, ¡Adelante!
Pero asegúrate de ser tu propio arquitecto, porque si reformas tu templo todos los días para conformar a cada uno de los feligreses; el día que ya no quieran venir a escuchar la homilía, te habrás dado cuenta del tiempo que perdiste haciendo reformas, y lo VACÍA que se te ha quedado la misa.

Resultado de imagen de abandoned church



lunes, 23 de abril de 2018

¡Me han robado mi alma!

Nuestro presidente del gobierno suele recurrir a una frase hecha: "como dios manda".
Hay cosas que son "como dios manda". El arroz con leche tiene que ser con canela. El gazpacho con vinagre. Y la rectoscopia con gustito. ¡Todo como dios manda!
Al final uno tiene que aceptar las cosas como son, y los mandatos divinos o sociales como parte de uno mismo. Asi que al final tuve que hacer lo que todo hombre de bien tiene que hacer. Arrastrando mi buen nombre y honor, he aceptado mi destino dentro de la sociedad.
En algún momento todos tenemos que aceptar nuestra obligación como parte de esta hermandad que es la raza humana, y nuestros deberes como habitante de este mundo.
Asi que he salido del trabajo y me he comprado un palo de selfie.

Un selfie con un palo de selfie

¡Que invento el palo de selfie!  
En algún momento creo que he mencionado que en un capítulo de Mr. Bean, el susodicho se sacaba fotos a sí mismo en diferentes lugares con una "añeja" cámara de los años 90. La diferencia principal con lo que ocurre a día de hoy, era que ese gesto ponía de relieve el patetismo del personaje y lo absolutamente aislado que estaba. Hoy en cambio los selfies son "cool" o "están todo flaman". 
De todas formas quien diga que Mr. Bean es el inventor del selfie se equivoca amargamente. 
En el año 1839 se inventó el Daguerrotipo, un precursor de la fotografía, que se realizaba exponiendo a la luz y luego revelando una placa con aleaciones de mercurio y plata. Ese mismo año 1839, don Robert Cornelius pionero de la fotografía, puso la placa en una cámara, la destapó y corriendo se puso delante a esperar ese eterno minuto hasta que la emulsión reaccionaba y la imagen quedaba fijada en la placa (totalmente inmóvil, como un infante que se ha defecado en los pantalones). Luego la reveló y ¡Voilá! Primer selfie de la historia. ¡Y la gente flipa por una foto hecha con un Huawei Y6 de 2017! 
A ver chavales, que don Cornelius ya lo hizo hace casi doscientos años.
¡Sonríe un poco, coño!

¿Pero por qué me he comprado un palo de selfie? 
Por mi madre...
... si, si... por mi Madre.
Mi madre ha peleado conmigo durante muchos años por las fotos que yo he sacado. A mi madre le da mucha rabia que yo haga fotos de paisajes que quitan el aliento, puestas de sol bucólicas, maravillas arquitectónicas y glamourosos eventos en los que nunca aparezco. 
Claro, nunca aparezco porque soy quien sujeta la cámara. Pero mi madre tiene razón: ¿Cómo saber si he estado en ese sitio cuando no aparezco en ninguna foto? 
¿Cómo saber si esa foto de una pagoda de Kyoto no la he sacado de Google o del Instagram de algún otro pelmazo? 

Durante muchos años batallé para no darle la razón a mi santa madre. Masticando entre dientes mi propio orgullo con argumentos de tipo: 
"¡Me da igual, yo sé que he estado alli!". Pero es que lo que uno sepa no vale. En un mundo interconectado con vidas expuestas y paredes mas transparentes que vitrinas, ¿Que sentido tiene vivir algo si no puedes presumir de ello con los demás? 
Mamá, tienes razón. La memoria individual se extingue con la muerte; la memoria colectiva, en cambio, perdura. Yo aspiro a que el recuerdo de mis aventuras perduren en mis sobrinos, y en sus hijos. Que recuerden con cariño aquella marica calva y rancia que se fué a Japón, o que tanto le gustaba mirar a Cuenca.

Estoy aprendiendo que hay varios detalles importantes a tener en cuenta al momento de hacer un selfie.

* Tienes que lucir feliz (serlo da un poco igual). Un selfie en el que no sonries es un retrato de la soledad y la tristeza que nadie quiere ver. No tiene sentido comprarse un palo de selfie de 6,95€ con disparador Bluetooth si no lo haces con ganas. Si no tienes ganas no lo hagas, mejor te gastas ese dinero en un diazepam.

* Que la cámara esté lo más lejos posible. Si te compras un palo de selfie es para que tu cara deforme no ocupe el 65% de la foto, así que aléjate un poco. Cuanto mas pequeño te 
veas, mas espacio hay para las cosas bellas de este mundo, es decir... todas, menos TÚ.

* Y por último lo mas importante cuando usas un palo de selfie para una foto, la regla de oro que todo buen auto-fotógrafo deprimente debe seguir al pie de la letra.
La cualidad mas importante para hacer un buen selfie de este tipo, es la misma cualidad que te hace ser un buen travesti: hagas lo que hagas, procura que no se te vea el palo.



miércoles, 4 de abril de 2018

Pon un selfie en una farola


"Grindr, la ‘app’ de citas gays, comparte datos de VIH de sus usuarios"

Resultado de imagen de gay horde
¡Hordas! ¡Hordas de maricones indignados por la cesión de sus datos en Grindr a otras empresas!

¿Está justificada tanta indignación?

Cuando yo era pequeño mis padres me pedían que yo leyese el manual de uso del VHS. Porque no lo entendían, porque no querían leerlo, o porque no querían entenderlo. Así que luego no podían enojarse cuando el VHS parecía actuar por cuenta propia, ya que ellos ni se habían molestado en abrir la página 2 del manual de instrucciones.

Algo parecido pasa con Grindr y las redes sociales en general; ¿Qué derecho tenemos en quejarnos del uso que hacen de nuestros datos cuando ni siquiera somos capaces de leer las condiciones que nos ponen en el momento que nos damos de alta?

Vamos por partes:

1) LA NOTICIA PROVEE UN BUEN TITULAR, PERO NO ES TODO ASI DE DRAMÁTICO COMO SE PINTA.
Aunque es cierto que Grindr ha compartido datos considerados "sensibles" de sus usuarios, realmente no hay datos personales en Grindr que puedan relacionar a una persona en particular con su estado de VIH o sus preferencias sexuales. Yo soy usuario de Grindr; mi nick es "GayMerde", y mi correo electrónico de registro es "peneadictoXVI@peneadictoXVI.com". Es decir, que ni por una cosa ni por otra Grindr puede averiguar que mi nombre es Federico, que tengo orejas de elfo, que soy calva, o que mi fetiche son los pepitos de crema.
Yo tengo una foto de mi cara pero podría ser la cara del Gran Wyoming, o una foto de un helado, un torso decapitado, o una radiografía del pubis. Ninguna de esas cosas se verifica como "real", y ninguna de ellas puede relacionar la identidad de una persona con el perfil que ha creado. 

 2) GRINDR ADVIERTE QUE TUS DATOS PUEDEN 
(Y SERÁN) CEDIDOS A TERCEROS.
Es tan fácil como acceder a las condiciones contractuales de Grindr y su política de privacidad:
https://www.grindr.com/terms-of-service
https://www.grindr.com/privacy-policy
En el punto 13 viene a decir algo así como que tus datos pueden ser cedidos a terceras compañías y que Grindr ni siquiera se hace responsable del  uso que esas terceras compañías hagan de esa información. ¿Te parece mal? Puede que tengas razón, pero advertido estás desde el mismo momento en que das de alta el perfil. Si no estás de acuerdo, no te haces el perfil. ¡Así de simple!
Para colmo de males, en las condiciones también se establece que la legislación aplicable al tratamiento de tus datos es la de EEUU, que es donde esta la sede de Grindr. Por lo tanto ni siquiera te puedes escudar en la Ley Orgánica de Protección de Datos, ya que es una ley de ámbito Europeo. Así que mariquitas de España, 
¡VUESTROS DATOS ESTÁN EN PODER DE DONALD "RAT-HAIR" TRUMP! 
Bienvenidos a la globalización.


3) LOS DATOS QUE SE DEJAN EN GRINDR SON VOLUNTARIOS.
En su apartado de política de privacidad aparece una frase reveladora, casi como la Piedra Roseta o las tablas del Mar Muerto:


"Do not include information in your profile that you want to keep private" .... a ver si lo puedo traducir... "NO INCLUYAS INFORMACIÓN EN TU PERFIL QUE QUIERAS QUE SEA PRIVADA". ¡Wow! De pronto he sentido como una revelación divina apropiándose de mi espíritu.


En mi perfil de Grindr yo tengo mi estado de VIH. Y sé que es público y que mucha gente puede verlo. Lo hago por razones de normalización y de quitar hierro a ciertos temas, pero lo hago de forma absolutamente voluntaria. Grindr no verifica si la información es veraz (si se pusieran a verificar la información, desaparecerían 98 de cada 100 perfiles), ni tampoco obliga a que ese dato sea completado al hacer el perfil (por eso "Peneadicto XVI" puede tener un perfil en Grindr como tantos otros sacerdotes). A dia de hoy poner información en una APP de contactos o una red social, no es muy diferente a imprimir papelitos con datos personales y pegarlos en las farolas. Seguramente nadie en su sano juicio haría ésto último, en cambio parece muy normal poner toda clase de información sensible públicamente en Internet para luego horrorizarse cuando otros se enteran de esa información. ¿Por qué no empapelar el barrio con retratos de nuestro esfínter hechos en el espejo del baño?

4) ESTAMOS HABLANDO DE EMPRESAS, NO DE LAS CARMELITAS DE LA CARIDAD.
Cuando somos demasiado inocentes, pasamos la linea que nos separa de la estupidez. Facebook, Twitter, Grindr, Tinder, son EMPRESAS. Empresas que nos dan un servicio GRATUITO. ¿De verdad pensáis que se mantienen solas? ¿Que no van a pedir algo a cambio? Habrá que pagar a sus empleados, el mantenimiento de los servidores, la investigación en nuevas tecnologías, etc. Con el dinero que les aportamos está claro que no lo vamos a hacer, porque la inmensa mayoría de los usuarios de redes sociales no pagan un duro por usarlas. ¿Como creéis que se van a financiar? ... ¡Fácil! Venta de listas de datos o publicidad. No hay mas. No es tan difícil de entender. 
¿No os llama la atención cuando en una página web la publicidad que se muestra es, casualmente, relacionada con búsquedas que hemos hecho recientemente en Google? Amigos míos, hay que ser mas astutos, más lógicos, y probablemente mas cínicos: Ninguna empresa hace nada a cambio de nada. ¡Bienvenidos al Neo-Liberalismo!

Con todo esto no pretendo justificar que nuestros datos anden pululando por Internet, pero si llamar la atención de que no nos podemos indignar sobre cosas que deberíamos saber de antemano si somos un poco cuidadosos con lo que hacemos y leemos las condiciones de los sitios en las que nos anotamos.
En resumen:
- Grindr no tiene datos personales.
- Si los tiene, es porque nosotros los hemos cedido voluntariamente. 
- Podemos borrar nuestro perfil o elegir que información queremos que sea pública.
- Siempre tenemos que tener una sana desconfianza sobre cualquier cosa que se nos brinde "gratuitamente" por una empresa.
- Y por último; siempre tenemos que tener una sana desconfianza de los titulares que apelan al sentimentalismo / alarmismo (al final los periódicos y las webs de noticias también son empresas intentando rentabilizar las noticias).

Se puede vivir sin Grindr (aunque quizá se folle menos), y se puede elegir que información compartimos (no es necesario aparecen en bragas en TODAS las fotos de Instagram).
Así que repito; que no cunda el pánico. Que no se trata de la segunda venida del anticristo ni el fin de los tiempos.....

.... es capitalismo salvaje... ¡Nada mas!

miércoles, 28 de febrero de 2018

Agobiante selección natural


Resultado de imagen de stressed gay¡Menos mal que vivo en la periferia!

Vivir en el centro de Madrid, ser gay, y no estar buenísimo, debe ser muy duro.

Los ingleses llaman a la supervivencia del más apto "survival of the fitest"; pero en este caso debe ser algo como "survival of the FITNESS"

Me imagino que debes quedar aislado en el ostracismo mas absoluto.
Yo me imagino un tio calvo, sin ojos azules, sin mucha musculatura, mas bien regular, de estatura media, con las orejas como de Elfo que ha tenido un accidente, los dientes cada uno mirando hacia un punto cardinal, cicatrices de alguna que otra cirugía, y granitos en las nalgas; como un paria absoluto de la sociedad. 
Si estas por debajo del nivel "modelo Calvin Klein", preparate para participar en "Los Juegos del Hambre". ¡Que duro ser un depredador del montón en semejante jungla! 
Si al final me da un poco de pena, estar sometido a semejante presión. Si tu circunferencia pectoral disminuye 2,5 milímetros, ya debes estar sufriendo estress pre-traumático. Si mides menos de 1,80 mts., ya te sientes con carnet para ser habitante de la aldea de los Pitufos. 
No vale la pena chico, igual es mejor mudarse a la periferia. 

Aqui en mi barrio la gente trabaja en curros que le desgastan un poco, tiene poco tiempo y dinero para ir al gimnasio, apenas se puede comprar una crema hidratante de la marca del Mercadona, y la mitad de la ropa se la compra en el chino. Yo que se, igual no salimos en las revistas, pero estamos un poco más relajados. Hay que tener cuidado, que igual de tanta presión estás hecho un Adonis, pero un día te da un aneurisma. 

Que quieres que te diga, estar todo musculado para un día quedar como Stephen Hawking es una injusticia. Mas que nada porque Stephen Hawking por lo menos es INTELIGENTE... 

...sin ofender, oye.

La radio es una historia de ondas y de egos

 La historia de la radio es una historia de ciencia, y de inventores, pero también de egos, de dinero, de zancadillas... todo muy natural y...